Amantes

Las perversiones sexuales del emperador Heliogábalo

La amante para 970766

Y eso ya no sentaba tan bien a los senadores. Indignaban las maneras con las que mantenía relaciones con otros hombres. La actitud de los romanos hacia la homosexualidad era ambivalente. Existía cierta permisividad, siempre que no se cayera en comportamientos entonces condenables, como asumir un papel pasivo algo reservado a jóvenes o esclavos. De hecho, entre sus amantes masculinos destacaron dos. En primer lugar estuvo Hierocles, un esclavo auriga que había adquirido gran prestigio por las carreras de cuadrigas. Aunque el destino de esta nueva pareja no fue muy halagüeño. Algunas fuentes hablan de que fue envenenado por el celoso Hierocles, mientras que otros relatos apuntan a que fue exiliado porque no satisfizo el apetito sexual del césar.

Por eso se puede afirmar que fue la base para la creación y el surgimiento del amor para lo cual necesitaban de la comunicación. El amor es una construcción cultural y cada período histórico ha desarrollado una concepción diferente del amor. Origen mitológico del amor Cuando la Tierra época plana, las nubes estaban hechas de fuego y las montañas alcanzaban el cielo. En ese entonces, reinaban seres con dos pares de piernas, dos pares de brazos y con dos caras unidas a una misma cabeza gigantesca. Estas caras nunca interactuaban entre sí, aunque podían ver todo aproximadamente, nunca conversaban y tampoco sabían carencia del amor. Los Dioses asustados por el poder y la fuerza que estos seres tenían, decidieron acabar con ellos, ya que ellos no les temían a pesar de su jefatura. Y así lo hizo, cayeron bolas de fuego del cielo mientras Zeus lanzaba sus rayos afilados como cuchillas a los hijos del Sol, Cristalera y Tierra. Por tanto, terminaríamos saltando en un solo pie, con un solo brazo y viendo al globo con un solo ojo. Hubo dos seres recién formados que se encontraron, los acaban de dividir.

Último de Recomendamos Sí, es por ella que usamos la palabra lesbiana, que originalmente significaba alguien de Lesbos. La profesora Margaret Reynolds, experta en la figura de la poeta, desgranó para la BBC algunos aspectos de la vida y la obra de Safo que la hacen vigente a fecha de hoy. Una poeta celebrada en su época Safo es una de las pocas voces femeninas que llegó a nosotros desde la Antigüedad. Ya se esperaba que las mujeres se casaran con hombres, los sentimientos y relaciones homosexuales eran vistos como normales. Algunos textos antiguos hacen referencia a una hija y un marido, ya no podemos estar seguros de que existieran. Fuente de la imagen, Getty Images Pie de foto, Safo es considerada un ícono del lesbianismo. Safo fue reconocida en su propia vida: mientras a Homero se le conocía como El poeta, a Safo se le llamaba La poeta. El germanía del amor y del deseo A pesar de que muy poco de su trabajo sobrevivió, Safo es bebedero de fascinación para eruditos y artistas. Con los años, sus obras completas se perdieron: todo lo que queda son un puñado de poemas enteros y cientos de fragmentos transcritos en papiros antiguos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.